La naturaleza y la ironía de las palabras: una cita con Pérez Galdós

IMG_0279x500
Benito Pérez Galdós, del pintor Joaquín Sorolla.

Con su obra Doña Perfecta, el escritor Benito Pérez Galdós (1843-1920), maestro de la novela realista, se vale del simbolismo y el contraste para resaltar la realidad tal como es, más allá de la representación aparente que le da nombre y la oculta.

Don José Rey llega a la estación de tren de Villahorrenda donde le espera Licurgo, el criado de doña Perfecta, para llevarlo en caballerías a la pequeña ciudad de Orbajosa. Allí le esperan su futura novia -la prima Rosario- y la madre de ésta -doña Perfecta, viuda de Polentinos-.

Durante el trayecto rumbo a Orbajosa los dos personajes de Galdós  entablan un diálogo acerca de las tierras que atraviesan. El caballero don José no sale de su asombro ante la contradictoria realidad que ven sus ojos. Se encuentra con una falsa realidad a tenor de las palabras que le dan nombre, con una realidad “desnaturalizada”.

Una relectura del siguiente pasaje de Doña Perfecta nos lleva a reflexionar sobre el verdadero valor que le otorgamos a la naturaleza. Porque, cuando la naturaleza se nos acabe, ¿sólo nos quedará la ironía de las palabras hermosas?

“-Ahora tenemos que echar por esta vereda. El puente está roto y no se puede vadear el río sino por el Cerrillo de los Lirios.

-¡El Cerrillo de los Lirios! -observó el caballero, saliendo de su meditación-. ¡Cómo abundan los nombres poéticos de esos sitios tan feos! Desde que viajo por estas tierras, me sorprende la horrible ironía de los nombres. Tal sitio que se distingue por su árido aspecto y la desolada tristeza del negro paisaje, se llama Valleameno. Tal villorrio de adobes que miserablemente se extiende sobre un llano estéril y que de diversos modos pregona su pobreza, tiene la insolencia de nombrarse Villarrica; y hay un barranco pedregoso y polvoriento, donde ni los cardos encuentran jugo, y que, sin embargo, se llama Valdeflores. ¿Eso que tenemos delante es el Cerrillo de los Lirios? Pero ¿dónde están esos lirios, hombres de Dios? Yo no veo más que piedras y hierba descolorida. Llamen a eso el Cerrillo de la Desolación, y hablarán a derechas. Exceptuando Villahorrenda, que parece ha recibido al mismo tiempo el nombre y la hechura, todo aquí es ironía. Palabras hermosas, realidad prosaica y miserable. Los ciegos serían felices en este país, que para la lengua es paraíso y para los ojos infierno”.

Para leer más:

Benito Pérez Galdós: Doña Perfecta. Espasa, Madrid, 2011.

Autor: ECOPALABRAS

Espacio de información y análisis sobre desarrollo sostenible, medio ambiente y energía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s