La producción de carbón en la Unión Europea (1990-2019)

_Z0B5821

La producción de energía en la Unión Europea proviene de distintas fuentes. Entre ellas, las que tienen un origen no renovable, como son el petróleo y el carbón, requieren una atención especial por su agotamiento y por los graves efectos que generan sobre la salud y el calentamiento global del planeta.

Respecto al carbón los datos disponibles de Eurostat sobre la producción total de combustibles fósiles sólidos, que comprende carbón duro, carbón marrón (lignito) y productos derivados del carbón, nos permiten analizar cuál ha sido su evolución, en el conjunto de la UE y por países, desde 1990 hasta hoy.

Como puede observarse en el siguiente gráfico, desde 1990 la producción de estos combustibles fósiles sólidos ha seguido una tendencia de descenso casi continuado, llegando reducirse un 61,9% hasta en 2019. En el año 2019 la producción total de carbón y sus derivados ascendió en la Unión Europea (UE-27) a 414 millones de toneladas frente a las 1.086 millones de 1990.

G_Carbón UE27_1990-2019

Estos resultados están en concordancia con los compromisos asumidos por la política medioambiental europea de ir reduciendo las fuentes energéticas contaminantes y desencadenantes de la crisis climática para transitar hacia una economía baja en carbono. No obstante, aún queda un importante camino por recorrer hasta la total sustitución de esta fuente de energía por otras de naturaleza renovable.

En un análisis por países, según Eurostat, en el año 1990, 21 de los 27 Estados miembros de la Unión Europea actual (sin Reino Unido) producían carbón. Tres décadas después, en 2019, el número de países que producen carbón se había reducido a 17.

En la actualidad, los dos mayores productores de carbón siguen siendo, al igual que en 1990, Alemania, con 144,9 millones de toneladas en 2019 (el 35,0% del total de la UE), y Polonia, con 121,2 millones (el 29,3% del total), seguidos por la República Checa (10,5%), Bulgaria (6,9%), Grecia (6,5%), Rumanía (5,2%) y Hungría (1,9%), principalmente.

G_Carbón_Países_1990 y 2019

Durante el periodo 1990-2019, según la información estadística disponible de Eurostat, Portugal y Croacia han dejado de producir carbón. Asimismo, en dicho periodo, entre los actuales 17 países productores de carbón, las mayores reducciones porcentuales de producción se han registrado en España (-97%), Francia (-85%), Bélgica (-81%), Italia (-73%), Alemania (-71%) y Austria (-68%), que superaron la reducción media de la UE-27 (-62%).

En el caso de Polonia, el segundo mayor productor de carbón, su producción se ha contraído un 47% durante el periodo 1990-2019, en menor medida que el conjunto de la UE, por lo que su participación en el cómputo total de producción de carbón europeo ha aumentado desde el 21,1% al 29,3%.

En el otro extremo, es de destacar los dos únicos países que han seguido la tendencia contraria de reducir o cancelar la producción de combustibles fósiles sólidos en la Unión Europea. En 2019 Finlandia produjo un total de 873.000 toneladas (básicamente de coque de horno), esto es, un incremento del 79,3% respecto a 1990. Por su parte, Suecia produjo 1.105.000 toneladas de dichos combustibles, lo que supone un aumento, en este caso, del 0,9% en el periodo analizado.

Para más información:

Eurostat

La producción de carbón en la Unión Europea (1990-2016)

_Z0B5434

La producción de energía en la Unión Europea proviene de distintas fuentes. Entre ellas, las que tienen un origen no renovable, como son el petróleo y el carbón, son de especial consideración, por su progresivo agotamiento y sus graves efectos sobre la salud y el calentamiento global de planeta.

Respecto al carbón los datos disponibles de Eurostat sobre la producción total de combustibles fósiles sólidos, que comprenden varios tipos de carbón -hulla, lignito, antracita- y sus productos derivados,  nos dan a conocer varios hechos relevantes.

En el año 2016 la producción total de carbón y derivados ascendió en la Unión Europea (UE-28) a 481,3 millones de toneladas.

Como puede observarse en el siguiente gráfico, desde 1990 la producción de estos bienes energéticos han seguido una tendencia descendente. En el conjunto del periodo 1990-2016 la producción de combustibles fósiles sólidos se ha reducido un 55,6%. Estos resultados están en concordancia con los compromisos asumidos por la política medioambiental europea de ir reduciendo las fuentes energéticas contaminantes y desencadenantes del calentamiento global en favor de una economía baja en carbono.

G._Producción carbón_UE_1990-2016

En un análisis por países, en el año 1990 todos los Estados miembros de la Unión Europea, excepto cuatro (Dinamarca, Chipre, Luxemburgo y Países Bajos) producían combustibles fósiles sólidos. En 2016 el número de países que no producen carbón se amplió hasta diez.

Los mayores productores de carbón son Alemania, con el 36,5% del total de la UE-28 en 2016, y Polonia (27,1%), seguidos por República Checa (9,4%), Grecia (6,8%), Bulgaria (6,5%), Rumanía (4,8%), Estonia (3,3%) y Hungría (1,9%).

Gráfico_Carbón_Países UE

Entre estos quince países principales las mayores reducciones relativas registradas durante el periodo 1990-2016 por la producción de carbón y sus derivados se observaron en Reino Unido (-95,4%), España (-94,9%), Eslovaquia (-61,2%), Alemania (-59,6%) y Finlandia (-57,6%), que superaron la reducción media de la UE-28 (-55,6%). En el caso de Polonia, el segundo mayor productor de carbón, su producción se ha reducido un 39,3% durante el periodo 1990-2016, por lo que ha visto aumentar su participación en el cómputo total de producción de carbón europeo desde el 19,9% al 27,1%.

Para más información:

Eurostat